Toda película necesita algún tipo de extra

Todas las películas tienen algún extra a lo largo de la cinta, algunas más que otras. Los extras son personas que aparecen detrás de los actores principales y, por lo general, no tienen ningún diálogo con ellos o tienen muy pocas líneas marcadas en el guion. Muchos actores de Hollywood que hoy son famosos comenzaron siendo extras en alguna película, hasta que fueron ascendiendo y se convirtieron en grandes actores. Matt Damon, Sylvester Stallone y Clint Eastwood son algunos actores que comenzaron como extras y ahora son iconos de Hollywood.
En algunos casos estos extras también se los denomina actores secundarios. Estos tipos de actores suelen abundar en escenas de guerras, bares, peleas callejeras, viajes, ceremonias, etc.
Hay cuatro tipos de extras:
Normales: son los personajes que se encuentran en el fondo del plano y no tienen diálogos con los actores.
Fijos: son personajes que aparecen permanentemente detrás de los actores a lo largo de la película.
Especiales: son personajes que aparecen en escenas importantes y tienen algún tipo de interacción con los actores principales.
Con frases: son personajes que tienen líneas largas e importantes o tienen algún tipo de interacción con los protagonistas.
Este tipo de trabajos no es estable, algunas cintas pueden querer determinado actor como extra y otras no, tampoco pueden vivir de ese trabajo ya que el sueldo no es suficiente. Los extras que ganan más dinero son los que tienen alguna frase o interactúan con los protagonistas.
Los directores de cine no buscan que los extras tengan muchas características determinadas como los protagonistas, sino que buscan personas que encajen con el perfil que necesitan.
En algunas ocasiones, los extras son personas que simplemente pasan por el set de filmación, como en escenas que transcurren en la calle, pero en su mayoría suelen ser personas convocadas por directores y productores. Las personas a cargo de las películas ya no suelen filmar personas de forma espontánea en el set ya que estas no podían evitar sacar fotos o filmar con sus celulares y esto arruinaba la filmación.
El trabajo de los extras se ve fácil pero se necesita mucha dedicación porque pueden llegar a estar horas en el set de filmación hasta que el director esté satisfecho.

Esta entrada fue publicada en Curiosidades, Producción. Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *